ORIGEN Y EXPANSION

Posted: December 3, 2012 in Uncategorized

La practica del tatuaje se fue expandiendo por el mundo paulatinamente hace miles de años. En lo que se refiere al mundo oriental, alrededor del 1000 A. C el tatuaje logró la entrada por medio de las rutas comerciales a la India, China y Japón. Por aquel entonces el tatuaje estaba reservado para aquellos que habían cometido crímenes serios por lo que estaba muy mal visto. Durante el siglo XVIII esta práctica se convertiría en una manía coleccionista, especialmente entre las clases obreras japonesas. Era común que los amantes llevaran cada uno la mitad de un tatuaje que al juntarse formaban una sola figura (irebokuro).

foto1

También es reconocido el hecho de que el arte del tatuaje era practicado por los maoríes. Se tenía como ideal el ser tatuado de pies a cabeza siguiendo un ritual lento y doloroso. Los diferentes diseños maoríes variaban entre motivos zoomorfos predominaban los pájaros y los insectos. Mientras que en los motivos antropomorfos predominaban el lineal con cabeza y brazos, las figuras relativas al cuerpo humano, los rostros y el komari (vulva).

tatuaje-maori

El tatuaje era una parte natural y espiritual de su vida, tenía un profundo significado cultural y social, y era normal que el respeto hacia una persona se midiera por la cantidad de tatuajes que tuviera.

Los marineros del capitán J. Cook iniciaron la tradición de los hombres de mar tatuados y extendieron rápidamente esta afición entre los marineros, quienes aprendieron el arte y lo practicaron a bordo.

marineros

En las antiguas poblaciones británicas este método de intimidación fue utilizado por los guerreros que al tatuarse la cara y cuerpos en preparación para la guerra, lograban desmoralizar e infundir temor a los enemigos. Mientras que en la época medieval, especialmente en Europa, constituía un atributo o distintivo nobiliario, un signo de identificación de una clase privilegiada.

image003

El tatuaje en color alcanzó gran desarrollo entre los maoríes y en el pasado fue una forma popular de adorno en China, India y Japón, así como en numerosos pueblos primitivos de Colombia, Brasil y la región del Gran Chaco (Argentina, Paraguay y Bolivia).

Advertisements

TATUAJES Y CULTURA JOVEN

Posted: December 2, 2012 in Uncategorized

Uno tiene un cuerpo y uno es un cuerpo, o bien, uno es el cuerpo que tiene. De ahí que el cuerpo sea, una presencia y una experiencia vivida, pues el cuerpo se construye socio-culturalmente. La historiadora chilena María Angélica Illanes plantea al cuerpo como “una experiencia que circula más allá de las fronteras de lo anatómico”, pues el cuerpo configura ante todo una categoría cultural a través de la cual podemos identificar una determinada visión de mundo en una determinada sociedad histórica (…), porque la cultura del cuerpo constituye una clave en signo que nos habla de una determinada sociedad y de una determinada época. La sociedad lo modela y ha sido objeto de cambio. En los siglos XVII y XVIII es cuando el cuerpo se va configurando como objeto de culto.

El tatuaje es además un documento histórico y socio-antropológico, y en rigor una de las primeras manifestaciones de los graffiti.  En el contexto de las culturas juveniles urbanas, las prácticas del tatuaje, se nutren de las construcciones sociales que las diferentes épocas realizan sobre los cuerpos.

tatoos

En los años ochenta, bajo el impulso de las culturas juveniles como el punk, heavy, rocker y de otras nuevas tendencias, los jóvenes empezaron a interesarse por el tatuaje. Más tarde, durante los años 90 con todo el auge de la mass-mediatización y con el consecuente combustionamiento de estilos y corrientes juveniles susceptibles de ser rentabilizadas por el mercado de las imágenes y los servicios, se fue transformando en una industria naciente, volviendo a irrumpir con bastante fuerza en la actualidad. Rafael Salillas establece tres elementos en relación con el tatuaje:

  1. Elemento psíquico se podría decir que el tatuaje va unido a la personalidad por su carácter indeleble y permanente, donde se lo asume como una prolongación de los sentimientos del sujeto que lo lleva impreso y por tanto como un atributo más de la personalidad del individuo.
  2. Elementos  sociológicos están ligados básicamente al sentimiento de pertenencia e integración grupal, a la aceptación de parte de los otros y a la identificación con ciertos referentes simbólicos compartidos. Por último,
  3. Elementos técnicos comprenden básicamente el instrumental, las materias colorantes y las representaciones gráficas. El instrumental varía según se trate de tatuaje por escarificación, por quemadura o por puntura.

Un elemento muy importante también es la estética que potencia la identidad juvenil a través, por ejemplo, del pelo, la ropa, los accesorios, entre otros. Así, para C. Feixa (1998), nos encontramos con producciones culturales que se construyen a partir de revistas, videos, músicas, graffitis, perforaciones y tatuajes. Estas producciones cumplen la función de reafirmar las fronteras del grupo y también de promover el diálogo con otras instancias sociales juveniles.

pinups

En cuanto a los factores que activan el deseo y la práctica de los tatuajes entre los jóvenes, existen variadas interpretaciones que van desde la posibilidad de experimentación con una situación diferente; el simple deseo de decorar el cuerpo, embellecerlo, distinguirlo y exhibirlo; la adhesión a determinadas tribus urbanas, etc. Lo relevante de esta forma de mirar no estaría dado por las representaciones sociales en torno al tatuaje o las mutaciones corporales, sino por lo que los sujetos jóvenes realizan con los tatuajes, lo que hacen efectivamente con ellos, los usos que le otorgan y el cómo los consumen.

A propósito del contexto donde inscribir determinados símbolos y emulando en ese sentido a S. Hall, es posible plantear que el propio gesto de tatuarse un código de barras, puede ser leído como símbolo bastante consistente del antagonismo juvenil al interior de un contexto cultural e histórico determinado. Sin embargo si arrancamos estos símbolos de dicho campo de inscripción y los situamos al interior de otro campo social, pueden ser leídos perfectamente como expresiones características de la cultura de masas. Esto se puede resumir en que el significado del símbolo cultural es dado en particular por el campo social al que es incorporado.

Hoy por hoy van surgiendo y multiplicándose los colectivos de jóvenes que han tomado como opción y forma de vida la práctica de hacer mutar sus propios cuerpos. La representación social del cuerpo ha sufrido una profunda mutación en las sociedades actuales.

TATUAJES DE HENNA

Una de las modas más comunes entre los jóvenes y sobre todo en la época de verano es la de los  tatuajes de henna, utilizados además en países como India o Pakistán para dar color a las manos de las novias.

La henna es una planta. Al coger sus hojas y secarlas, se trituran para conseguir un polvo, que es el que se utilizada para realizar la tinta de estos tatuajes.

mixhenna

A menudo caemos en el error de pensar que este tatuaje es algo inofensivo, pero en realidad tiene unos efectos secundarios mucho más graves de lo que nunca hemos podido imaginar. ¿Por qué? Muy sencillo. El polvo que sale de la planta comentada anteriormente, necesita entre 1 y 4 horas para que se seque, por lo que si hay alguien interesado en el tatuaje y tiene que esperar tanto tiempo, no se lo haría. Por ello, la mayoría de los puestos ambulantes que encontramos por ejemplo al lado de la playa, inyectan a esa sustancia surgida de la henna un componente ilegal para acelerar el proceso de secado, haciendo que el tiempo de espera sea mucho menor. El gran problema de esto es que esta sustancia ilegal, denominada “parafenilendiamina” puede producir ampollas y quemaduras si se exponen en la piel, debido principalmente a que es una sustancia que se aplica exclusivamente para el tinte del pelo.

henna

Por si esto fuera poco, las personas que se vean afectadas en este problema, no podrán volver a teñirse el pelo, ni trabajar en una peluquería así como en ciertos tipos de industrias relacionadas con la cosmética.

Por ello es muy importante que no nos realicemos este tipo de tatuajes en lugares que no estén especializados, ya que nuestra salud podría correr un grave peligro simplemente por una moda temporal.

Esta palabra nos llegó del inglés tattoo, tomada del tahitiano tato “tatuar”. Fue registrada por primera vez en Tahití por el inglés James Cook en 1769, durante su viaje a diversas regiones del Pacífico.  La palabra latina para tatuaje la podemos identificar con estigma, y entre las múltiples definiciones de estigma están las asociadas con una marca hecha sobre la piel de un individuo con un instrumento afilado. Pero para una noción provisional y actualizada, se debería señalar que el tatuaje es una técnica de decoración del cuerpo mediante la inserción de sustancias colorantes bajo la epidermis.

El tatuaje se caracteriza por ser una práctica cultural antiquísima. Los ejemplos más antiguos de tatuaje descubiertos en la actualidad corresponden a la momia descubierta en 1991 dentro de un glaciar, donde se encontró un cazador de la era neolítica con la espalda y las rodillas tatuadas.

Croci y Mayer logran articular una potente asociación entre el tatuaje y la escritura, pues para ellos si la práctica de la escritura consiste en trazar o marcar, resulta imposible no pensar en el tatuaje como una forma de la escritura, donde además“ existe una analogía en el procedimiento: una superficie, una herramienta, una mano. El tatuaje es siempre un texto manuscrito.

A finales de los años sesenta se puede empezar a hablar de tatuaje y de tatuadores.